Sobre mí

Me llamo Mercedes y los años si no os importa no los hago públicos. No por trauma ni por vergüenza pero ya que no me creo que el tiempo está pasando tan rápido, no voy a tocar esa espina no se vayan a precipitar más las cosas y les de por volar más rápido. Y digo espina a medias, porque lo vivido ahí queda y ha sido mucho, con sus cosillas como todo el mundo pero con una renta fabulosa a mi favor. Tengo un marido y dos hijos -niño y niña para que pedir más- que son mi gran tesoro en la vida. Soy quien soy en mayor parte gracias a mi abuela, quien ha dejado en mi una huella de cariño imborrable, no solo en mi alma sino también en mi cocina. De ella he aprendido mucho y como buena navarra que era, imagina que mano tenía a la hora de hacer sonar una cazuela.

Fue mi hija quien me animó a comenzar este blog. La verdad es que el mundo culinario de los blogs me tenía fascinada y fue ella quien supo ver que me venía como anillo al dedo. En este blog viajo con mis recetas a mi manera, me reafirmo en mis raíces, crezco y aprendo como cocinera pero sobre todo, me emociona saber que el blog viene conmigo, que me ancla en mi mundo, mi hogar y mi gente. Así, al amor de una lumbre, con el calorcito de unas brasas y el cariño de los míos.