Bizcocho de Plátano o Banana Bread con pepitas de chocolate



Me he propuesto no hablar de lo que estamos viviendo en estos momentos, cada uno lo llevamos lo mejor que sabemos, somos fuertes, valientes y vivimos nuestro día a día adaptándonos a las circunstancias que nos rodean, pese a estas circunstancias, creo que cada uno debemos hacer el esfuerzo de ser lo más felices que podamos, disfrutar de lo que nos gusta y esperar a que todo esto pase lo antes posible para poder recuperar nuestro día a día, pero eso es futuro y aún está por llegar.

Hoy en casa cumplimos cuatro semanas de confinamiento y no ha sido hasta hoy cuando por fin he abierto el blog con la intención de compartir contigo una de las cosas que más feliz me hace , hoy les digo a los míos que los quiero cocinando para ellos con más amor del que nunca hubiera imaginado tener ya que no los puedo besar ni abrazar (por precaución).

También te voy a confesar que esta semana me he metido entre fogones con la intención de no solo cocinar, si no de disfrutar y hacer que disfruten.

El miércoles me levanté como todos los días, engañada por mi sueño, ese sueño que se desvanece en el momento que abres el balcón y te das de bruces con la dolorosa realidad, calles vacías, sin vida, es curioso como antes buscaba este momento al amanecer, preparaba mi café y salía a la terraza para disfrutar del silencio, de la paz y tranquilidad que me daban esas mañanas antes de empezar con nuestra acalorada jornada.

Los primeros días del confinamiento, fui incapaz de disfrutar de nada de lo que hacía, solo hacía lo que tenía que hacer y punto, incluso escribir en el blog me parecía frívolo en el sentido de que siempre me ha gustado transmitir positividad y alegría, algo de lo que era incapaz en esos momentos y no me apetecía expresar lo que estaba sintiendo en esos momentos, ya tenemos bastante. Estos primeros días, mi pasatiempo era leer la prensa, un calvario para la ansiedad que la mantenía a raya y hacía fuerza por salir.

Volviendo al miércoles, después de darme de bruces con la realidad, sonreí, me empapé de silencio, solo roto por el canto de los pájaros y el aleteo de las palomas, miré al cielo un largo rato manteniendo la sonrisa como el que se queda pasmado y entonces pensé que estaba malgastando mis días ¡Estaba viva! y los de mi alrededor, también y si algo tenía claro es que no quería perder un solo día más sumida en la tristeza pese a lo que nos rodea.

Metí la taza en el lavavajillas y me dispuse a organizar la casa, por la tarde mientras tomaba mi infusión ojeaba una revista olvidada en uno de los estantes, pasaba las hojas sin prestar mucha atención, miré al frente y vi el frutero, en él había unos plátanos necesitados de ser consumidos, mi subconsciente que parece ser que sí prestaba atención me llevo hasta este delicioso Bizcocho que yo cambié uno de sus ingredientes.

Saqué todo lo necesario, encendí el horno y este es el resultado de mí despertar.

Antes de pasar a la receta de este Bizcocho de plátano con pepitas de chocolate, te diré que también es conocido como Banana bread por las redes sociales, aunque bread significa Pan en inglés, nada más lejos de la realidad, es un bizcocho y además delicioso, además también comprobarás que en la mayoría de las recetas que puedes encontrar, los plátanos se unen a la masa hechos puré, en esta ocasión yo lo he puesto en finos y pequeños trozos ya que en la receta original la pera se añadía así.

Mi opinión, un bizcocho mucho más jugoso y si te gusta esta receta, tal vez te gusten estos Muffins integrales de plátano y chocolate que son un delicioso bocado.


Bizcocho de Plátano o Banana Bread con pepitas de chocolate

Ingredientes:
  • 3 plátanos o bananas.
  • 3 huevos L.
  • 250 gr de harina de trigo.
  • 100 gr de Maicena o almidón de maíz.
  • 200 gr de azúcar.
  • 6 gr de levadura en polvo (2 cucharaditas).
  • 100 ml de leche.
  • 75 ml de aceite de oliva virgen extra.
  • 100 gr de pepitas de chocolate.
  • Una pizca de sal.
  • Azúcar glas para espolvorear.
Preparación:
  1. Enciende el horno a 180º.
  2. Bate los huevos con el azúcar hasta que sea una crema y haya aumentado de volumen, añade el aceite poco a poco y bate hasta que este esté bien integrado.
  3. Tamiza la harina junto a la levadura y la sal, ves añadiéndola a la preparación de los huevos en tres veces y cada vez ves removiendo hasta que esté integrada.
  4. Pela los plátanos y los cortas en laminas finas y se lo vas añadiendo a la masa.
  5. Añade las pepitas de chocolate y mezcla todo con la masa.
  6. Unta el molde con mantequilla y espolvorea con harina.
  7. Vierte la masa del bizcocho en el molde e introduce en el horno durante 50 minutos aproximadamente.
Consejos:
  • Puedes guardar unas pepitas para ponerla por encima de la masa antes de introducir en el horno.
  • Si gastas aceite más suave pon 100 ml.
  • También puedes gastar un plátano adicional para decorar el bizcocho como ves en la foto de abajo.
  • Para saber si está cocido, pincha el bizcocho con una aguja de hacer punto o en mi casa, un palo de brocheta metálico.
imagen aprende a preparar bizcocho de plátano con pepitas de chocolate
Siempre me gusta enseñar el interior para que se vea como queda.
¡Muchas gracias por tu visita!
Espero y deseo que tu y tu familia os encontréis bien en estos momentos.
Un abrazo.

Comparte o imprime:

9 comentarios

  1. Querida Merche, queramos o no es imposible no hablar del tema, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, todo es monotema, pero claro cada uno hace lo que puede o lo que debe para mantener su salud y estabilidad emocional a flote.
    Ya sabes que también soy positiva, y aunque cuesta trabajo saber en qué día vivimos, ayuda llevar una rutina marcada por las horas estancas confinados en casa.
    Yo no lo llevo tan mal porque estoy acostumbrada a estar en casa, lo positivo es que tengo a mi marido conmigo todo el día, y eso para mí sí que es un regalo, a pesar de no poder trabajar, y por otro lado la salud, el ver a los míos sanos es la mayor felicidad, ya sé que puede sonar raro, pero no puedo evitar sentir subidas de ánimo cuando llego a casa de mis padres y los veo sanos, mayores, y tranquilos.
    Tu pastel de plátano tiene un aspecto riquísimo, yo lo llamo banana bread, así lo tengo por costumbre hace años. La masa no es tan ligera como un bizcocho, ni tan seca como el pan, pero se le puede llamar bizcocho, sin duda, porque lo es, Jajajaja...
    Me alegra leerte de nuevo. El blog sienta bien para nuestras mentes inquietas, yo lo tengo como mi mejor medicina en estos momentos y me funciona.
    Besos y feliz Domingo de Resurrección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Concha! No es que lo lleve mal, es que supongo que como a todos esta situación nos sobrepasa, además lo que me ha tenido angustiada es el saber que una persona muy cercana a mi hijo y novia, ha estado enfermo, tenían una relación muy estrecha y he estado quince días padeciendo por si se ponían malitos, están los dos solos, son muy jóvenes y yo muy gallina jajaj
      La rutina la llevo, tanto de cosas de casa (eso siempre) como de lectura, ejercicio...
      Me alegra que te guste el Banana bread que me ha sentado de maravilla para cuerpo y mente.
      Un besazo preciosa y cuídate mucho.

      Eliminar
  2. ¡¡Hola Merche!! He tenido muchos vaivenes en estas cuatro semanas de confinamiento. Me gusta estar en casa, lo reconozco, y últimamente, en el trabajo no daba más de sí y no tenía tiempo para nada, así que la primera semana de estar en casa fue como un regalo y ni siquiera me dio tiempo a hacer todo aquello que tenía pendiente, del atraso que llevaba en muchas cosas. Y la segunda semana, es cuando un familiar directo nuestro, falleció de coronavirus y toda su familia está contagiada también. No te imaginas la impotencia, que viviendo sólo a dos calles, no pudimos acompañarlos en su dolor, ni siquiera ellos, al estar también contagiados, pudieron ir. Ahora están un poco mejor, pero me preocupa el tío, su mujer fallecida, y ahora él también contagiado, y siendo una persona de riesgo. Porque la tía no lo era, y falleció. Los primos ya van un poco mejor, pero el tío se ha contagiado el último, ya veremos como termina todo esto, qué pesadilla.
    Me aparté un poco de las redes sociales, y a la tercera semana, después de vivir con miedo, por si mi marido, que tiene que ir a trabajar todos los días, no viniera contagiado también. Decidí lo que tú has dicho, de momento, nosotros estamos bien, no nos quitamos de la cabeza a la tía, pero estamos bien, y hay que seguir adelante, así que volvía al blog y a las redes sociales, por lo menos a pensar en otra cosa, pero cuesta. Me gusta mucho leer, y soy incapaz de concentrarme. Ahora cocino, pero sólo para los dos, sin cámaras ni fotos para el blog. Menos mal que tengo muchas recetas hechas, todas en fotos pero sin ordenar, y estos días las he ordenado y subido todo a borradores, así ya están editadas, para el día de publicación subirlas, pero sin obligaciones. Está siendo todo muy raro.
    Vi que me habías nominado para subir una foto en blanco y negro, pero lo vi una semana después. Luego alguien me nominó en instagram y como ya estaba activa, decidí subirla y empezar las ganas de nuevo de hacer cosas después de una semana en la que casi no existí, de angustia y tristeza, de ver la cara al virus tan cerca, en familiares tan cercanos.
    Ahora, estoy haciendo poca repostería, con lo que me gusta, pero si he hecho algunas magdalenas y bollitos de pascua, pero lo bueno, es que se pueden congelar, y voy sacando sólo el día que me apetece. Tu bizcocho de plátano, creo que no necesitaría congelarlo, está tan bueno, que me lo comería en dos ratitos y no sobraría nada. Es delicioso, y le añades esas pepitas de chocolate, que lo hacen aún más tentador. Besitos y cuidaros mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isa! No sabes cuánto me duele leer lo de tu familiar fallecido y los contagiados, espero que para estas fechas, tu tío haya mejorado y tus primos ya estén recuperados del todo.
      Yo también soy muy casera y la verdad es que no me cuesta estar en casa, solo he estado algo angustiada por personas de mi alrededor que estaban malitos y sobre todo por mi hijo y su novia que tenían contacto directo con uno de ellos, te podrás imaginar los 15 días que he pasado pensando que podían estar contagiados.
      El blog y las redes van muy bien para mantenernos activos y ocupados, yo al revés que tu, estoy leyendo bastante y sí me concentro y me relaja mucho.
      Debes estar tranquila por tu marido, seguro que toma las mediadas que corresponden para este caso, además, mira si llevamos días y estáis los dos bien, esa es muy buena señal.
      No te preocupes por las nominaciones.
      Yo no estoy haciendo mucha cosa, solo una coca de tomate que me pidió mi hija, creo recordar que fue la primera semana y este bizcocho, aunque sí tengo dos recetas fotografiadas, algún día las subiré.
      Un besazo preciosa, cuídate mucho.

      Eliminar
  3. Hola guapa, todos estamos un poco desconcertados, por suerte los que se han contagiado de mi familia lo han superado pero no hemos estado tranquilos hasta hace unos pocos días. En casa lo llevamos bien, mis hijos acostumbrados a los maratones de exámenes y a estudiar encerrados sin salir durante días lo controlan bien. Yo al estar de baja médica y tenerme que cuidar ya estoy acostumbrada a estar mucho en casa. Mi marido es el que lo lleva peor, no sabe hacer deporte en casa y la pobre perra es la que sale más a la calle. En fin, es necesario el confinamiento . Lo mejor que podemos hacer es cocinar, yo intento hacer buenas comiditas y disfrutar de ello. La repostería es un regalo que de les hago a los míos estos días, ayuda a pasar mejor todo este horror. Y te animo a que sigas haciendo estos bizcochos tan ricos y apetecibles. Menudas imágenes nos has dejado!!!!! Caramba!!!! hay alguna que parece que quiera traspasar la pantalla del ordenador. Estos bizcochos de plátano son muy agradecidos, tienen un sabor delicioso y queda muy rico. Me ha gustado muchísimo. Te mando un enorme abrazo. Besos Merche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HolaMJ! En casa nos ha pasado igual, aunque yo padecía por mi hijo y su novia, estuvieron en contacto con uno de los que han enfermado, son jóvenes y padecía por si enfermaban y estaban solos, soy gallinita no lo puedo remediar.
      Me alegro que tus familiares ya estén recuperados, es una excelente noticia.
      Yo también hago comiditas jaja, pero las recetas que solemos comer en casa y que algunas ya están en el blog.
      Me alegra que te guste la receta pero, aun me alegra más ver que estás bien y recuperándote.
      Un besazo querida amiga, cuídate mucho y saca a tu marido al jardín jajaja

      Eliminar
  4. Hola🙋‍♀️ dicen los sicólogos que las situaciones hay que afrontarlas de la mejor manera y hablar es una forma de desahogarse y soltar lo que pensamos😏. Con este bizcocho y un cafetín ☕ no hay duda que el ánimo sube👍besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Feli! tienes toda la razón, hablar cura la mayoría de los males psicológicos y un buen bizcocho el resto.
      Un besote

      Eliminar
  5. Hola Merche, tenemos momentos más altos y más bajos ùes son muchos los días que llevamos en casa por esta situaciób tan triste. Al principio organicé toda la casa, mis hijas, mi marido y yo lo cogimos todo con ganas. Pensamos que este confinamiento no iba a poder con nosotros. Realmente ha sido así, lo llevamos lo mejor posible, hasta hemos retomado buenas costumbres como hacer pilates, batuca o zumba,,, ja ja ja!! Pero llevamos mucha tristeza e impotencia en nuestro interior y creo que esos sentimientos los llevaremos con nosotros toda la vida.
    Publicar en el blog, elaborar recetas para mi amilia y para después compartirlas me ha hecho bien, al menos es una ventana bien grande a la que asomarnos.
    Me alegro que hayas publicado y que hayas traído este espectacualr bizcocho , poniendo la nota dulce al momento. Mil besos y mucho ánimo preciosa!!!

    ResponderEliminar