Arroz al Horno

Empezamos febrero cargados de energía, después de un enero sabático, vengo a presentaros un delicioso arroz típico de la Comunidad Valenciana, mi comunidad.

El Arroz al horno nace de las sobras del cocido que es como antaño se preparaba, hoy en día, con la variedad de caldos y legumbres cocidas que existen en el mercado podemos preparar estos platos sin tener que cocinar la receta base.

Así es como la preparo la mayoría de las veces salvo la semana que tenemos cocido en casa, en el caso que hagamos cocido, solo debemos guardar caldo y garbanzos y a partir de ahí elaboramos nuestro arroz al horno.

Este arroz se cuece en cazuela de barro y escribiendo esta entrada me ha dado por pensar:

¿Sabéis que las cazuelas de barro se deben curar (tratar) antes de su primer uso?

Seguro que sí, pero antes de pasar a la receta os explico brevemente cómo curar las cazuelas para así evitar disgustos, ya que si no se tratan debidamente se rajan con el calor vertiendo en el fuego su contenido (me pasó hace años y el disgusto fue, memorable). El barro es poroso y cuando se calienta el calor penetra por los poros dilatándolos y haciendo que se rompan.

Así que tomad nota:
  • Lavar bien la cazuela nueva y la dejáis sumergida en agua durante toda la noche.
  • A la mañana siguiente, la sacamos y secamos muy bien, pelamos y cortamos un diente de ajo y frotamos toda la superficie tanto por dentro como por fuera con dicho ajo.
  • Una vez untada, la llenamos casi en su totalidad de agua fría y un vaso de vinagre blanco, introducimos la cacerola en el horno que estará frío y lo encendemos a muy baja temperatura, lo dejamos 10 minutos antes de subir un poco más la temperatura y así sucesivamente hasta que el agua llegue a ebullición, nos esperaremos unos minutos que hierva en el interior del horno.
  • Una vez pasado esos minutos, la sacamos del horno y la dejamos templar.

Una vez fría, vaciamos su contenido y se vuelva a fregar.

Ya la tenemos lista para utilizarla las veces que deseemos, pero debemos tener en cuenta que hay veces que la cazuela puede estar defectuosa o ser de baja calidad y aun haciendo todo lo señalado anteriormente, se raja igual, esto ocurre pocas veces, pero ocurre.
Y ahora que os he explicado como curar la cazuela vamos a llenarla de deliciosos embutidos, tierna costilla, suaves garbanzos e inmejorable arroz. Todo esto lo hace una receta digna de domingo y que además podemos dejar adelantada e ir a disfrutar de un saludable paseo a falta de encender el horno cuando lleguemos a casa, calentar el caldo y poner los ingredientes en la cazuela tal y como os explico en la receta.

El resultado es un arroz al horno, delicioso que hará de tu día un día de fiesta y si después disfrutas de un buen postre, ya puedes irte directamente al sofá, la siesta estará asegurada.


Arroz al Horno.

Ingredientes:  (4 personas)
  • 400 gr arroz
  • 1.5 litros de caldo de pollo/cocido.
  • 4 morcillas oreadas
  • 12 costilla de cerdo cortada en trozos pequeños.
  • 16 cortadas de ½ dedo aproximadamente de chorizo de sarta ibérico.
  • 1 cucharadita pimentón de vera (café).
  • ½ bote de garbanzos cocidos.
  • 2 patatas medianas.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 tomate natural triturado
  • 32 cuadraditos de calabaza
  •  Azafrán en hebras.
  • Colorante.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
 Preparación:
  1. En la cazuela de barro que vamos a hacer el arroz, colocamos primero el arroz pesado (de manera uniforme). Posteriormente añadimos los garbanzos (escurridos y enjuagados sobre agua).
  2. Preparar y cortar todos los ingredientes, las patatas las pelamos y cortamos en rodajas de 1 cm de grosor, la calabaza también la pelamos y la cortamos en cuadrados de no más de 1 cm. Cortamos el chorizo, lavamos y trituramos el tomate y pelamos los ajos.
  3. Ponemos una sartén con aceite hasta cubrir el fondo al fuego. Una vez el aceite este caliente, cubrir la base de la sartén con las patatas y las feímos por los dos lados hasta que estén doradas,sacar, salar y colocar en la cazuela del arroz extendidas . En caso de que no podáis poner todas las patatas , hacer una segunda ronda (si falta aceite, añadir, pero siempre cubriendo solo el fondo).
  4. En la misma sartén, hacemos lo mismo con la calabaza. Una vez dorada, sacar, salar y reservar en un plato.
  5. Continuamos en la misma sartén y ahora le daremos vuelta y vuelta a las morcillas, solo hasta que se frían un poco, ya que tienden a romperse. Colocamos en la cazuela.
  6. En la misma sartén, freímos la costilla, deben quedar bien dorada
  7. por todos los lados. Una vez dorada, sacar y reservar junto con la calabaza.
  8. Es el momento del chorizo (no añadáis aceite), lo pasamos vuelta y vuelta hasta que se tueste un poco. Sacar y reservar.
  9. Sofreír un poco el ajo, cuando empiece a dorarse, añadir la cucharadita de pimentón, mezclar y añadir el tomate triturado. Dejar que haga chup chup e introducir los ingredientes reservados anteriormente (costilla, chorizo y calabaza). Mezclar con el tomate y añadir el caldo de cocido. Añadimos azafrán natural y el colorante. Dejamos hervir (a potencia media-alta) unos 10 minutos. Apartar y dejar reposar.
  10. Calentar el horno a 190º.
  11. Colocamos en la cazuela los ingredientes que teníamos reservados (costilla, chorizo, calabaza, ajo).
  12. Con un medidor de líquidos, medimos 900 ml de caldo, es lo que debería quedar después de hervir.
  13. Introducimos en el horno , cuando empiece a hervir, bajar la temperatura a 180º, dejar durante 15 minutos y sacar para que repose.
  14. Una vez reposado 5 minutos, el caldo que posiblemente le quedaba, habrá sido absorbido por el arroz y será hora de servirlo.
Aclaraciones:
  • En ingredientes veis que podéis escoger el caldo de pollo o cocido, con los dos sale perfecto, es solo que con el de pollo el resultado es más suave y con el de cocido es más contundente, eso lo dejo a vuestra elección.
  • El tipo de arroz es muy importante, en este caso debe ser del tipo Bomba ya que este arroz absorbe mucho liquido y no se pasa, aunque no suelo poner maracas, hoy os voy a aconsejar el Sabroz de Brillante, después de probar muchas marcas, me quedo con esta.
  • Esta vez no le he puesto calabaza, no tenia, pero vale la pena ponerle.
  • También verás que hay quien le pone tomate en rodajas, en casa solo me gusta a mi, así que pocas veces le pongo.


Una vez reposado, servimos y vemos cómo el grano queda suelto.


Espero que os haya gustado la receta de hoy y que os animéis a preparla , si es el caso, no olvidéis que:

"El chorizo no es dañino si se cuece en vino fino"

Además os dejo unos enlaces de distintos arroces por si os gustan:
Arroz con alcachofas y carabineros, pura delicia.
Risotto de Boletus deshidratados, Italia en tu mesa.
Arroz con leche, un postre que no deja indiferente.

Muchas gracias por llegar hasta aquí, os espero la semana que viene 😀.

Comparte o imprime:

8 comentarios

  1. Querida Merche, ganas tenía de volver a leerte, da gusto siempre, además de disfrutar de tu cocina, nos ilustras, hoy con el tratamiento de la cazuela de barro, que yo ya conocía, aunque la verdad he descubierto que lo haces en el horno, yo siempre lo he hecho al fuego, y la verda que nunca se me ha roto ninguna, aunque es cierto que pasa, a una de mis hermanas le pasó, y es un disgusto, sobre todo si no tienes un plan B para comer.
    Yo tenía una buena selección de cazuelas de barro, pero a mi marido no le gusta el sabor que transfiere a los guisos, que a mí me resulta imperceptible, pero el no lo soporta, tiene un radar, aunque no lo haya visto, es probar la comida y automáticamente sabe que la preparé en barro, así que las regalé todas a mi hermana, para su cocina del bar, y no veas el uso que les da. Solo me quedé con un par de ellas, que son muy bonitas, y sí las utilizo pata servir la comida, previamente cocinada en otra cazuela convencional.
    Yo tampoco hablo de marcas porque sabemos que para gustos los colores, pero en el arroz que son muchos los que tengo publicados, sí me gusta especificar la variedad, y si es pertinente la marca, si quiero que quien haga mi receta triunfe, concretamente, el Sabroz, es un indispensable e insustituible en mi cocina, además de la calidad que ofrece para que mis arroces sean perfectos, es que es un arroz sevillano, la fábrica que lo produce está en mi pueblo, y ya sabes que la tierra tira, jajaja...
    Tu arroz es de los de disfrutar de una buena mesa en familia, porque está cocinado al gusto de los que se lo van a comer, vamos que no tiene ni una falta, todo son virtudes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días querida Concha!
      Como bien dices, para gustos los colores, personalmente, sí me gusta y mucho el sabor que transfiere a los platos el cocinar en cazuela de barro, aunque solo las utilizo para algunas recetas, pe encanta el sabor que les aporta, este arroz sin cazuela de barro no es lo mismo y no te digo nada de la zarzuela de marisco.
      Seguro que tu hermana las está gastando muchísimo y además le saldrá todo riquísimo.
      Sabía lo de la fabricación del arroz y si he comentado la marca es que no con todos los arroces sale todo igual.
      Muchas gracias por tus bonitas palabras, eres un cielo y celebro que te guste.

      Eliminar
  2. ¡¡Hola Merche!!En mi casa era sagrado, un día cocido y al siguiente, arroz al horno. Te confieso que nunca me ha gustado mucho, me sabía muy fuerte y me resultaba un poco pesado (yo he tenido el estómago siempre un poco delicado cuando me pasaba con él o le metía cosas pesadas, con el paso del tiempo, se está acostumbrado a todo, demasiado a todo, ja, ja) Con el tiempo, mi madre dejó de hacer comidas más suaves y hace mucho que ya no lo he comido. Mi suegra si lo hace también muy a menudo, pero el suyo, para mí, si que es demasiado potente aún ahora. Pero no te preocupes, el tuyo lo probaría con los ojos cerrados, seguro que está riquísimo.
    No sabía lo de pasarle al ajo para curar la cazuela de barro, lo tendré en cuenta, sin duda, para la próxima vez. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Isa! Sé a lo que te refieres, desde que me quitaron la vesícula debo ir con mucho cuidado con depende qué comidas, pero te aseguro que este arroz no es para nada pesado.
      También sé a que te refieres con meterle de todo jaja, la tía de mi marido creo que le mete el cerdo entero, está buenísimo, pero luego estás una semana haciendo la digestión.
      Este arroz así preparado es suave.
      Pues ya sabes una cosa más.
      Un besazo preciosa.

      Eliminar
  3. Hola Merche, ya conozco este arroz, lo he hecho y está muy rico, un poco calórico, aunque si lo comes una vez cada varios meses, no pasa nada. Te ha quedado divino, las fotografías son preciosas y las recomendaciones que nos das son muy prácticas. Así que una entrada perfecta. Un beso enorme, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola MJ, estos arroces son para comer de vez en cuando, como todo en esta vida con moderación todo es bueno.
      Seguro que tu lo bordas.
      un besazo querida amiga

      Eliminar
  4. Hola, encantada de que nos hayas dado estas indicaciones para nuestras cauelas, a mí se me han partido mñas de una. El arroz al horno es una exquisitez qe tú has bordado, espectacualr. Un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Ely.
      Lo de las cazuelas creo que a casi todo el mundo nos ha pasado jaja.
      Veo que has probado ete arroz y te ha gustado.
      Muchas gracias y un besote

      Eliminar