Albóndigas de pollo con almendras y azafrán


Albóndiga, reciben este nombre cada una de las bolas que se hacen de carne o pescado picado y trabado con ralladuras de pan, huevos y especias, y que se comen guisadas o fritas, su nombre proviene del árabe al-bunduga que significa bolita del tamaño de la avellana.

Lo que lees arriba es la definición de albóndiga del diccionario que tengo en casa que solo uso para quitarle el polvo, eso es lo que estaba haciendo esta mañana cuando se me ha ocurrido buscar en él.

Desde la aparición de los buscadores de Internet, ya no utilizamos los diccionarios, este del que te hablo lo componen doce tomos y algún anexo, lo guardo por cariño, pero utilidad le doy muy poca o ninguna, aunque hoy me ha venido bien para empezar a presentarte estas jugosas albóndigas de pollo que he preparado para comer, voy a seguir contando algo de historia, ya que aunque lo parezca, su origen no es árabe, sino romano, era uno de los platos más populares y económicos en Roma, así era como se le daba salida a la carne de peor calidad y bien condimentada el paladar no la distinguía.

Menos mal que esos tiempos pasaron y ahora solo utilizamos ingredientes de calidad.

Estas albóndigas de hoy son solo de carne pollo (picado en casa) y almendras, una salsa con un toque sutil de azafrán que invita a mojar pan y a acompañarlas de un buen vino.

Antes de pasar a la receta quiero saber que estás bien, que lo llevas lo mejor que puedes y que ocupas tus horas en cosas que te gustan y así día a día vas abrazando el presente, eso es lo que cuenta.

Albóndigas de pollo con almendra y azafrán

Ingredientes: (30 unidades)
  • 800 gr de carne de pollo picada.
  • 100 gr de miga de pan.
  • 200 gr de almendras molidas.
  • 2 huevos L.
  • 2 cebollas.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 perejil picado.
  • 100 ml de leche para remojar el pan + 100 ml para la salsa
  • 200 ml  de nata líquida
  • 15 hebras azafrán
  • Harina para rebozar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra recién molida.
  • Sal
Preparación:
  1. En un bol grande, pon la leche y el pan, deja que este se vaya empapando, añade los dientes de ajo cortados muy pequeños, la carne, los huevos, 50 gr de almendra molida, perejil, pimienta y sal. Mezcla todo muy bien, tapa con film transparente y guarda en el frigorífico durante 1 hora.
  2. Transcurrida la hora, saca el bol de la nevera, remueve todo bien para que se vuelva a mezclar, forma las albóndigas y pásalas por harina, fríelas en una cazuela con un dedo de aceite hasta que estén doradas, una vez estén doradas, las retiras y reservas.
  3. En la misma cazuela pocha la cebolla junto con la almendra molida, añade las albóndigas, el azafrán, la nata y los 100 ml de leche.
  4. Tapa la cazuela y deja a fuego lento durante 15 minutos, ves vigilando y moviendo, en el caso de que la salsa se quede muy espesa, le puedes añadir un poco más de leche.
  5. También debes tener en cuenta que cuando se enfríe, también se espesa la salsa, antes de añadir leche, caliente a fuego bajo, ya verás como la salsa se vuelve más liquida.


Quedan muy jugosas.
Fuente de la receta: Revista Lecturas.

Espero que te guste.
Muchas gracias por tu visita.

Comparte o imprime:

8 comentarios

  1. Primero que nada, estamos bien Merche, y eso ya es suficiente motivo de felicidad como para no agobiarnos con nada.
    Y ahora voy a lo que vamos, ¡Madre del Amor Hermoso! Tus albóndigas me han dejado como loca, qué cosa más rica, y con esa salsa de almendras y azafrán debe ser una gozada, me encantan y tan sencillo, yo cada vez cocino las albóndigas con menos condimentos, ni siquiera pongo ajo porque nos resultan más fáciles de digerir si no lo lleva.
    Tengo que probarlas porque tengo unos cuantos paquetitos de Almendras crudas deseando encontrar recetas tan deliciosas como la tuya.
    Los libros nunca podrán ser sustituidos por el formato electrónico, carece de la magia del papel, el olor, el tacto y el sonido pero hay casos, como los diccionarios, que son más prácticos tenerlos en una App, yo desde luego no podría vivir sin el DLE que lo tengo instalado en todos mis dispositivos y lo llevo en el bolsillo a todas partes.
    Besos y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que sigáis todos bien!
      Respecto a las albondigas qué te voy a decir si ya las has hecho, aunque no son iguales, tu le has dado tu toque personal y me encanta, cuando he entrado y las he visto, me he quedado sin palabras.
      Es todo un honor que hayas tuneado una receta de mi blog.
      Respecto a los libros yo también soy de papel, pero cuando veo un libro con la letra pequeña no me queda otra que comprarlo en formato electrónico, es la única manera, me estoy haciendo mayor, lo del diccionario solo era una anécdota.
      Un besazo preciosa

      Eliminar
  2. que receta mas interesante, me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho y espero que sí la pruebas, me digas qué te ha parecido.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Hola amiga !
    De momento todo sin novedad, espero que vosotros también.
    Desdeluego tienes razón que ahora las albóndigas se hacen con carne de calidad y son un disfrute total, al menos para mi, es de esas comidas que disfrutas de principio a fin y que reconfortan.
    Como te puedes imaginar si las tuviera delante les haría un buen homenaje ja ja.
    Cuidaros mucho Merche.
    Te envío un super abrazo lleno de cariño.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola Merche!! De momento estamos bien, un poco con el futuro incierto a lo laboral, por lo menos en mi caso, algo que también me preocupa y me quita el sueño. Nuestros familiares ya van mejor, y los síntomas han disminuidos en algunos casos y otros ya recuperados por completo, pero aún siguen de cuarentena, como nadie viene a hacerles ningún test, están todos sin salir ni a comprar y ni el médico que les atiende por teléfono, sabe cuando darles el alta y por precaución, los tienen ya un mes sin salir.
    Me encantan tus albóndigas, bueno, es que unas estupendas albóndigas, como las que nos traes, es difícil que no gusten, y con esa salsita tan estupendas de almendras, azafrán y nata. Sólo leer el paso a paso ya resulta de lo más tentador. ¡Qué delicia!! Gracias por regalarnos esta maravilla. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Hola querida amiga, ya veo que sigues la mar de bien, animada y estupenda. Tienes razón, ya no miramos casi nada en papel, a mi me gusta tener muchas recetas en papel, compro libros de cocina todo tipo y revistas, pero internet apuesta fuerte desde hace tiempo, para muestra nuestros blog.
    Estas albóndigas de pollo con su salsa de almendras está imponente, ya imagino el sabor de la carne mezclada con la salsa y un trocito de pan recién horneado. Para morir de placer. Y la última foto ... te ha quedado preciosa y muy artística. Mil besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, esas fotos invitan a atravesar la pantalla y traerme el plato, estoy segura que son un verdadero espectáculo. Un beso!!

    ResponderEliminar